Seguinos en

Locales

DORITA VIOLA: “En mi vida conocí a muchos famosos”

Su nombre completo es Deudosia Dora. Trabajó como enfermera durante 33 años ininterrumpidos en el Hospital Dubarry. Reside en Mar del Plata con su hija María Cecilia, su yerno Julio Mármol y sus tres nietos Agustín, Laura y Lía. A punto de cumplir 103 años, nos cuenta maravillosas historias de su vida.

Publicado

La vida
En esta sección hemos tenido el gusto de entrevistar a Dorita Viola que reside desde hace más de 20 años en la ciudad de Mar del Plata. A punto de cumplir 103 nos contó muchas cosas interesantes de su vida y que tiene que ver con la historia misma de Mercedes.

Según nos contó, no sin emoción, nace en el campo y después se muda a la calle 48 entre 31 y 33, allí es donde vivió. Luego empieza a viajar en la década del 30 a Barracas, a Buenos Aires, a trabajar a la casa de sus tíos que tenían una casa de fotografía y un diario, y en esa época conoció por ejemplo al pintor Benito Quinquela Martín y a otros famosos de la época.

Después trabajó en una casa de costura de las hermanas Fernández, aquí en Mercedes, a los 15 años. Y un tiempo después estudió enfermería en el hospital y estuvo trabajando en el dispensario de vías respiratorias bajo la jefatura del doctor Ortiz.

En 1954 se casa con Atilio Narvarte, amigo de su hermano Coco, y luego de tres embarazos perdidos, nace María Cecilia en 1958.

“Nací el 12 de octubre de 1918- dice Dorita, emocionada al teléfono. Tengo 102 años. Me crié en el campo. Lo primero que hice fue aprender a coser, con unas modistas muy codiciadas en Mercedes. Me iba muy bien. Después fui enfermera del hospital, en el dispensario de vías respiratorias con el doctor Ortiz”- recuerda.

La dulce mirada de la nieta
Ante la emoción de Dorita, continúa con la entrevista su nieta Lía que vive con ella. “Nos sigue sorprendiendo que tenga sus actividades- cuenta. Dorita prepara su mate y pone el noticiero, mira las novelas turcas. Tomamos leche juntas, el desayuno. A la hora del almuerzo siempre está la familia dando vueltas, todos juntos, el día siempre es muy familiero. Siempre compartimos mucho entre todos y a ella le hace muy bien. Tiene esas cosas que no puede hablar tan claro, pero es por momentos. Hay veces que habla muy fuerte y te llama de la otra habitación, no sé de dónde saca la fuerza, y otras veces habla más bajito. En la pandemia la hemos llevado a pasear en auto, porque camina poquito. Pero en general le encanta, en el verano se viste toda linda, “paqueta” y vamos al shopping.

Nos sorprende también que mencione a la gente de Mercedes con tanta lucidez, nombre, apellido, año… Por ahí dice trabajé con el doctor Aguilar Mazzuca, y con la enfermera tal… y te nombra a todos. Es increíble la memoria que tiene. Hace 2 años fuimos a festejar su cumpleaños y la pasó muy bien. Y le encanta el disfrute y siempre recuerda con mucho cariño a toda la gente”- dice.

Siempre comió poco y caminó mucho. Hasta que cumplió los 94 años ella andaba perfectamente bien, caminaba a veces 50 cuadras por día, pero un día la volteó un perro que la venía a saludar, y la quebró y de ahí el médico dijo a la calle sola nunca más. Entonces tuvo que quedarse en su casa y salir con alguien. Pero ella siempre fue de caminar. Comer poco y cuidarse mucho. Por la enfermería tenía una conciencia muy clara de su cuerpo. Algo muy particular de ella es que siempre tiene buen humor, y está agradecida a Dios. Estamos muy agradecidos, le vino muy bien a Dorita todo esto. Le puso la cabecita un poquito más en orden”.

Dorita y los famosos
Después de pasada la primera emoción que surgió con los recuerdos, Dorita retoma la charla y nos cuenta: “Sí, conocí muchos famosos. Conocí al maestro Mariano Mores y a muchos artistas anteriores. De enfermera estuve 33 años, muchos recuerdos, porque eran muy buenas personas las que trabajaban conmigo.

En este momento de la charla, interviene su yerno Julio Mármol que nos cuenta: “Dorita conoció a una señora de aquella época que había sido novia de Ángel Cabral, y le contó que el tema “Que nadie sepa mi sufrir” se lo cantó a ella, nunca lo pudimos corroborar- dice, pero ella siempre lo contó muy convencida. Conocía mucha gente que frecuentaban los círculos de Oficiales y ahí iba parte de la sociedad artística, siendo ella muy jovencita, tenía 14 años, tuvo vivencias muy lindas. Y bueno, en 100 años… Ella arrancó en el campo con luz de farol, a caballo, te podes imaginar que ni radio había”.

“Sí, me gusta Mar del Plata, es muy hermoso- nos vuelve a hablar Dorita. Cuando vinimos acá, yo ya vine jubilada. Paseé mucho por el sur, por todas partes, por toda la Argentina. Ushuaia era lo preferido de nosotros. Recuerdo que en Mercedes andaba mucho en bicicleta, hasta que me la robaron. Lo lamenté en el alma porque la tenía desde muy chica. Me llamo Deudosia Dora Viola. No lo usé nunca a mi nombre porque nunca me gustó” concluye.

Anuncio

Más Leidas

La Verdad Mercedes | Dirección Calle 22, Nº 745, 6600 Mercedes, Bs. As. Argentina | Tel: 54-236-4633465 / 4633610 © 2019 Registro de Propiedad Intelectual Nº 06971444
Edición Nº 1097 Director:​ Cdor. Fernando Gastón Ratto | Propietario:​ Arzobispado de Mercedes-Luján