Seguinos en

Locales

FERNANDO LORÉ: “Recuerdo las muchas maestras innovadoras de la Escuela Normal”

Hace 26 años que decidió ejercer su profesión de musicoterapeuta en la provincia de San Juan. Hoy es director de un Centro de Día. Tocar el piano y la pintura con sentido espiritual son sus pasiones.

Publicado

MERCEDINOS POR EL MUNDO POR FERNANDO PACHIANI

San Juan, allá voy
“Hace 26 años que vivo acá en San Juan- nos cuenta Fernando. En ese tiempo uno tenía una edad bastante joven y se animaba a hacer estos cambios bruscos. Yo había llegado de hacer un viaje largo, vivía en ese momento en Capital Federal, ya estaba recibido y demás, y salí al balcón y dije: “¿qué hago acá entre tantos colectivos, habiendo tanta tierra donde vivir?” Y bueno, se dio San Juan, una tierra que de alguna manera también me abría posibilidades profesionalmente, así que en dos meses ya estaba viviendo en San Juan. Dejé todo y me vine. Eso uno lo hace con una edad en que se anima porque tiene posibilidades de vuelta… (risas). Había otras alternativas pero lo que pasa es que se dio ésta y agradezco a la tierra de San Juan todo lo que me ha brindado. Estoy muy cómodo aquí, estoy muy bien en San Juan. Disfruto la provincia, me gusta el clima, me siento muy bien, sino me hubiera ido a su debido tiempo”.

La educación en Mercedes
“Viví 17 años en Mercedes con mi familia. Estudié en la Escuela Normal desde jardín hasta la secundaria y hasta el día de hoy me sigo viendo con mis compañeros de escuela, por supuesto con algunos, no con todos, porque cada uno siguió su propio camino, pero sí me veo y me llamo con algunos. Cristina Echaire es una de las personas con la cual sigo en contacto, y está en la dirección de la Escuela Normal en este momento.

Yo soy promoción 86 y me recibí de Bachiller con orientación docente. Recuerdo que teníamos cuises en la gran pajarera que teníamos que cuidar. Era parte de los integrantes de la escuela, el cuidado, la alimentación, el ir a ver que estén bien, por supuesto siempre se escondían. Pero tengo el recuerdo de cuidar a un ser vivo adentro de la escuela, y que todos lo cuidábamos. Fue una experiencia que me marcó realmente. No tengo un registro de violencias hacia el animal, o que alguien le tirara una piedra.

Tengo recuerdos fantásticos de la escuela. De la primaria más que nada, recuerdo maestras super creativas. Cuando uno ya está en el tema de la educación de grande y hace una revisión de vida, se da cuenta que en realidad por uno pasaron muchas maestras muy innovadoras para su época y lo tuvo la Escuela Normal. La propuesta creativa en el aprendizaje, si tengo que hacer una búsqueda hacia atrás, la tengo en mi segundo grado, con la maestra Rafaela Valenti, que seguramente muchos la tuvieron.

Luego estudiaba en Mercedes con Marilú Bereterbide, estudiaba piano, ella fue mi querida profesora que me transmitió todo lo que sabía, todo lo que tenía adentro de ella para transmitirme lo hizo y en esta enseñanza de música a través del piano, ella me enseñó mucho más que a tocar piano: me enseñó a registrar todo lo emocional mío para poder transmitirlo en el piano. Y eso es lo que me llevó a hacer una carrera con la música y lo emocional y por eso elijo la carrera de musicoterapia.
En ese momento existía solamente en la Universidad del Salvador, que es privada, y junto con San Pablo y en Buenos Aires, eran los únicos dos lugares donde se podía estudiar musicoterapia. Otra persona que marcó para siempre a nivel musical y humano es Amalia Guaragna. Ellas son las dos profesoras con las cuales estudié y que me marcaron para siempre”.

El primer musicoterapeuta de San Juan
Fernando es musicoterapeuta y sobre la carrera nos cuenta: “La carrera ha crecido mucho desde entonces hasta el día de hoy. Tenemos universidades públicas como la UBA donde se puede estudiar, en Mendoza también hace poquito que se abrió una carrera.
La musicoterapia tiene mucho en su formación de toda la parte práctica, porque trabajamos con un lenguaje que no es la palabra, sino que es un lenguaje simbólico que hay que saber comprender, entender, descifrar y decodificar. Trabajamos con todo lo que tenga que ver con el lenguaje sonoro, porque cuando hablamos de musicoterapia no nos referimos sólo a la música sino al sonido.
Hay personas que tienen comprometida su funcionalidad y en sus expresiones incorporan mucho lenguaje sonoro. Entonces es un camino de muchísimo entrenamiento auditivo y perceptivo por sobre todo y tiene muchísima formación psicológica para poder comprender y establecer un vínculo con el paciente. Así que bueno fui el primero que viene a San Juan: el primer musicoterapeuta de la provincia. Eso fue lo que me abrió muchas puertas.

Debo confesar que al principio fue bastante complicado, sobre todo por el paradigma social, cuando uno decía soy musicoterapeuta, era… “¿musicoqué?” Era una pregunta que uno tenía que soportar y siempre se asociaba a que había que tocarle la guitarra a la gente, como que esto era la disciplina. Tuve que luchar contra esos prejuicios del paradigma, era bastante duro, pero bueno lo logramos los que estamos acá, logramos posicionar la disciplina de una manera mucho más profesional.

Personalmente empecé a intervenir en hospitales, pero lamentablemente nunca tuve la posibilidad de conseguir un cargo dentro del hospital o algo un poco más estable, por lo tanto tuve que recurrir a un ámbito educativo.

Un año después que yo, dos sanjuaninas que estudiaron la carrera vuelven a su provincia. Igual, después de 26 años somos 4 en toda la provincia, es tremendo.

Entré a la educación especial, entonces empecé a trabajar con discapacidad, trabajé mucho con autismo y con discapacidad sensorial. Tuve consultorio privado unos años. En este momento estoy dirigiendo. Después de un momento por el 2011 estuve en cargos de gestión, directivos. Ahí tuve que dejar el consultorio particular y dedicarme un poquito a eso, dentro de lo que es la Educación Especial, una rama terapéutica, porque acá en San Juan en los inicios, estaban muy mezclados los límites entre educación y terapia. Pero actualmente estoy como director de un Centro de día “Belén de la Frontera” para personas adultas y jóvenes, con discapacidad, perteneciente al ámbito de Salud. Al mismo concurren 60 jóvenes. Está en el departamento Angaco, a 20 km del centro, una zona rural, un hermoso espacio verde, da gusto ir a trabajar ahí. Yo vivo en San Juan capital y viajo a ese lugar todos los días” –manifiesta.

Sus pasiones
“Yo me jubilé, tuve la dicha de jubilarme dentro del sistema educativo, así que ahora trabajo de manera particular. También dedico tiempo de mi vida a una de mis pasiones, que por supuesto es seguir tocando el piano, pero además incursioné en la pintura, siempre estuve metido en la pintura, pero incursioné en un estilo que es la iconografía rusa, una pintura que tiene todo un sentido espiritual, tanto en las formas como en el modo de pintar, y transmito eso talleres a la gente de San Juan. Por un lado siempre lo artístico está presente, y doy clases de eso. Es conocida esta pintura sobre todo para el que visita ciertos templos”.

Mercedes en el afecto
“A Mercedes la tengo muy presente, por su puesto, allí están mis padres, mis hermanos, mis sobrinos. Y recuerdo especialmente un lugar de Mercedes sobre el que tengo una imagen mental, es el parque. Fue uno de los espacios muy significativo para mí, tengo una imagen muy grabada en mi cabeza. Yo me crie en la 29 y 12, desde que nací, mis padres se mudaron a ese lugar cuando yo nací, así que pasé toda mi vida ahí, y ellos siguen ahí. Íbamos a jugar a la placita de la estación o del hospital, por supuesto, con los vecinos a minutos del barrio, recuerdo las calles, que no eran tan transitadas, nunca fue lo que es la esquina en la actualidad, que es tremenda. Yo recuerdo estar sentado en la calle en la 27 y 12 jugando con pozos del cemento, armando cosas, menjunjes, poniéndole sal a los pocitos de tierra. Haciendo experimentos químicos y todos sentados en plena calle. Cada vez que venía un auto alguien gritaba “auto” y nos íbamos a la vereda.

Anuncio

Más Leidas

La Verdad Mercedes | Dirección Calle 22, Nº 745, 6600 Mercedes, Bs. As. Argentina | Tel: 54-236-4633465 / 4633610 © 2023 Registro de Propiedad Intelectual Nº 06971444
Edición Nº 2060 Director:​ Cdor. Fernando Gastón Ratto | Propietario:​ Arzobispado de Mercedes-Luján