Seguinos en

Locales

GEORGINA GRISELDA DÍAZ: “Extraño el verde de los árboles”

Es licenciada en Psicología (M.P.9154), egresada de la Universidad de Córdoba. Se fue de Mercedes por razones de trabajo del padre, cuando tenía 18 años y ya lleva otros tantos viviendo en Colonia Caroya, pero sigue sintiéndose mercedina.

Publicado

Los años en Mercedes
“Yo vivía en el barrio “Soldado Balvidares”, yendo para el cementerio- comienza a contar Georgina. Hice la primaria en el Colegio San José, amo ese colegio, me gustó mucho, y después la escuela secundaria en el Instituto Madre Camila Rolón, soy promoción 2001, en ese momento era muy lindo colegio y guardo los mejores recuerdos. En lo particular no era tan buena estudiante, no era tan aplicada, pero me iba bien, fui alumna tuya y tenía muchos errores de ortografía… (risas).

En Mercedes están mis afectos, quedaron las amigas de ahí, otras que también se han ido de la ciudad por diversos motivos.

Por supuesto que vuelvo de vez en cuando, porque en Mercedes está mi hermano más grande, mi hermano Darío Díaz. De los 5 de la familia 4 nos vinimos a Córdoba y él fue el único que se quedó en Mercedes. Mi papá era gendarme y le dieron el pase acá, a un lugar pegado a Colonia Caroya, donde ya va transcurriendo la misma cantidad de años que los vividos en Mercedes. Tengo un hijo, y por eso no volví a Mercedes, porque cuando pensé en volverme, él empezó a tener sus amigos acá, entonces decidimos quedarnos. Tiene 17 años, le falta poco para terminar la secundaria”.

Los estudios y el trabajo en Córdoba
“Cuando estaba por comenzar los estudios superiores, había pensado en Trabajadora Social, hasta que me decidí por Psicología y la verdad que no me arrepiento. Es una hermosa carrera y profesión.

Estamos muy cerca de Córdoba (capital), a sólo una hora, eso te da un poco más de facilidad porque en Buenos Aires me quedaba lejos. Hoy en día soy licenciada en Psicología, trabajo en consultorio, primero empecé trabajando en una escuela y después me dediqué sólo a consultorio con adultos. Trabajo en Jesús María, que es a 20 cuadras de distancia de Colonia Caroya, donde vivo. Las dos ciudades están separadas por una calle.

Verdaderamente la psicología es para mí una pasión. Es una carrera que me encanta, nunca me da “fiaca” ir a trabajar, sé que tengo la posibilidad de trabajar de lo que amo y realmente me gusta. Es fantástico. Creo que no se puede pedir más en la vida con respecto a lo laboral. Trabajar de lo que uno ama no tiene precio. Es importante descubrir lo que a uno le gusta, porque empezamos las carreras universitarias siendo tan chicos, que después tener la posibilidad de seguir con lo que a uno le gusta es realmente grandioso. Imagínate que en la vida adulta la mitad del tiempo la ocupa el trabajo; si no haces algo que te gusta es frustrante, te causa estrés, depresión, es importante elegir algo que a uno le haga bien, que le gusta y le llame la atención. Eso hace que nuestra vida sea más fácil y más linda. Ahora me dedico a adultos, la otra colega que está conmigo está con jóvenes y yo adultos.
Eso nos permite organizar bien los horarios y hacer otras cosas que a uno le gusta. Por ejemplo, me gusta leer, escribir, tengo huerta, soy de volverme caminando del trabajo, a veces salir a andar en bici con una amiga, me gusta mucho mirar películas. Me gusta cocinar, a veces…(risas). He escrito cuentos, pero para mí, han quedado guardados, quizás más adelante los muestre. Lo han leído amigas y les ha gustado mucho”-confiesa.

Mercedes, mi pueblo verde
“Cuando puedo me gusta ir a Mercedes, me encanta la ciudad- dice Georgina. Al ser más grande tenés más alternativas, más lugares, acá es muy chiquito el centro. Y me gusta la gente de Mercedes. Cuando yo me vine no había tanta tecnología, y hoy tenemos el WhatsApp y es más fácil mantenerse en contacto, con Adriana, Eugenia, Jaqueline, (ella tampoco se quedó en Mercedes), pero es una amiga de allá, que cuando podemos nos juntamos.

Extraño de Mercedes el verde de los árboles, es como más vivo. Mucho más verde hay en Mercedes y eso me encanta de allá. Todo se me viene a la mente. La Plaza San Martín, la Iglesia, la gente caminando por las calles principales, todo me encanta de allá. El parque, que pasábamos tanto tiempo de chicos y de adolescentes, el parque nuevo también. Eran lugares lindos donde íbamos a pasar en familia, íbamos siempre con una familia amiga. Siempre se juntaban las chicas en el parque nuevo, son recuerdos lindos.

Había un campo cerca de casa. Nos juntábamos todos los vecinitos a hacer comida, cuando éramos chiquitos. Cada uno llevaba algo y comíamos toda la comida hecha con fogatas. Íbamos al parque en bici con las amigas. Ahora salgo y me cuesta andar. Me hace pensar cómo uno cuando es chico por el afán de hacer cosas y pasar momentos con los amigos le rinde distinto al cuerpo. Ahora si quiero hacer ese trayecto que hacíamos en bici hasta el cementerio al parque, no sé si podría hacerlo.

No pude ir a la fiesta que hizo Camila Rolón en el 2011 al cumplir 10 años de egresados. Hubo una reunión, pero a la fiesta no pude ir. Cuando cumplimos 15 años nos juntamos varias de las chicas de la promoción. Ahora cumplimos 20 años.

Tengo familia en Bariloche también, a veces vamos para allá. Y acá, en Córdoba hay un montón de lugares que quedan cerca, que podés ir a pasar el día o quedarte, hay lugares muy distintos y muy lindos paisajes. Siempre hay un arroyito a mano.

Mando un beso grande a mi hermano que lo amo, que está allá, a todos los de la promoción 2001 de Camila Rolón, a mis amigas, a Analía, Jaquelina, a Pía, Eugenia, Adriana, a los Molinari, la familia con la que siempre compartíamos cuando vivíamos allá. Les mando un beso grande y siempre los tengo en el recuerdo. Cuando pueda los vuelvo a visitar en persona”-concluye.

Anuncio

Más Leidas

La Verdad Mercedes | Dirección Calle 22, Nº 745, 6600 Mercedes, Bs. As. Argentina | Tel: 54-236-4633465 / 4633610 © 2023 Registro de Propiedad Intelectual Nº 06971444
Edición Nº 2053 Director:​ Cdor. Fernando Gastón Ratto | Propietario:​ Arzobispado de Mercedes-Luján