Seguinos en

Locales

La buena noticia también debe ser noticia

Por Walter Anido (Especial para La Verdad Mercedes)

Publicado

Durante esta pandemia nos hemos ocupado más por ver quien hacía las cosas mal que por aquellos que hacían las cosas bien. Podrán decir que es lo que corresponde, lo que debe hacerse. Algo de razonabilidad tiene ese análisis. Sería pretender que se nos felicite cada día que nos levantamos para ir a trabajar o que nosotros felicitemos al empleador porque nos paga el salario que nos hemos ganado. No obstante es importante que cuanto menos encontremos entre tanta vorágine el remanso necesario para destacar a sectores que estuvieron a la altura de las circunstancias, que hicieron lo que marcaba la hora. No es un detalle menor. Siempre vemos o tratamos de encontrar el dato negativo sobre el positivo.

Alguna vez escuche una historia que relataba lo siguiente. Decía que un sacerdote en medio de un oficio religioso mostraba un hermoso mantel blanco, de una tela muy fina y bordado a mano. Pero tenía una mancha negra muy pequeña. Cuando se lo expuso a los fieles y les preguntó que veían, la mayoría respondió una mancha negra. Pocos habían visto el mantel. Puede este ejemplo servir como un ejercicio mental para tener un punto de observación algo más positivo, pero a la vez más real. Hace pocos días atrás mantuve una extensa e interesante charla con el Gerente de la Cámara Económica sobre la realidad del comercio local. Ese comercio del cara a cara, de confianza, al que uno suele ir con frecuencia. Ese mismo local que tal vez debió estar con sus puertas cerradas durante los tiempos más duros del confinamiento.

Pero un día les tocó levantar sus persianas y reencontrarse con sus visitantes. Era un contexto nada cómodo. En esas semanas pasaron todos los climas. Frío, calor, inclemencias, sin mencionar aspectos económicos o realidades de compromisos como alquileres, impuestos, entre otros. Colocaron en sus puertas indicaciones y buscaron exigir que se cumplan con las recomendaciones sanitarias que estaban plasmadas en protocolos estrictos y nunca antes pensados. Y aquí todos entendieron su papel en el capítulo de la historia. Los clientes esperando su turno, a veces en la vereda. Los comerciantes enfrentando una nueva forma de trabajar. Pero supieron comprender que volver a la actividad era un paso adelante y cualquier desliz podía significar un retroceso, volver al principio.

Bien hace entonces Ariel Pietrucha al ponderar este aspecto. Pues no siempre se destaca el buen proceder o se reservan espacios para ello. Claro que quienes hacemos periodismo, desde nuestra formación consideramos que la noticia es que un hombre muerda a un perro… que la buena noticia no es noticia. Entonces nos detenemos en otras cuestiones que sepultan las buenas acciones. Es posible que la pandemia nos deje también estas reflexiones, porque quien no ha comenzado a valorar en estos tiempos esas pequeñas cosas que antes pasaba por alto como naturales o normales. También debemos considerar que no hacer lo que corresponde tiene sus consecuencias y esto también ha quedado reflejado en innumerables hechos durante esta emergencia sanitaria.

En toda esta película hemos tenido la libertad de elegir el rol a interpretar. Entonces cumplir con las normas era lo correcto. Hacer lo correcto no es más que entender las reglas de juego, ajustarse a un reglamento implícito de vivir en comunidad. No significa entonces que debamos soslayar estas cuestiones, sino más bien ponerlas en clara evidencia. Para entender que estamos atravesando momentos difíciles, y que si no lo son aún más acuciantes es porque un altísimo porcentaje de vecinos se comportaron como debían. Los comerciantes en su gran mayoría, y muchos de sus clientes, lo hicieron. Dicen que hacer las cosas bien es más fácil que hacerlas mal, por eso las buenas actitudes, los buenos comportamientos, las conductas apropiadas, también deben ser destacadas.

Anuncio

Más Leidas

La Verdad Mercedes | Dirección Calle 22, Nº 745, 6600 Mercedes, Bs. As. Argentina | Tel: 54-236-4633465 / 4633610 © 2019 Registro de Propiedad Intelectual Nº 06971444
Edición Nº 1058 Director:​ Cdor. Fernando Gastón Ratto | Propietario:​ Arzobispado de Mercedes-Luján