Seguinos en

Locales

Los salarios no son ganancia

Por Walter Anido (Especial para La Verdad Mercedes)

Publicado

Los salarios no deberían pagar ningún tipo de impuesto, menos la consideración de uno que se perciba como ganancia. Los trabajadores, por misérrimos que sean sus sueldos, pagan aportes personales que superan el 15 por ciento y se destinan al sistema previsional o a las obras sociales que brindan cobertura a la salud del trabajador y de sus grupos familiares.

Provincia NET
Provincia NET

Por estos días el Congreso Nacional debate la situación subiendo los mínimos no imponibles establecidos a los efectos que sea menor el cúmulo de trabajadores que deban tributar o pagar este impuesto. Ciertamente la cuestión ha sido motivo de debate en diferentes campañas electorales y más allá de algunas promesas incumplidas, las soluciones se dilataron y no hicieron más que dinamitar el poder adquisitivo de la clase trabajadora.

Son tiempos extremadamente difíciles en materia económica en una Argentina donde las remuneraciones se vienen degradando ante un incesante incremento de precios y una inflación que no detiene su férrea marcha. Nunca mejor aplicada la frase popular relacionada con que los precios suben por el ascensor y los salarios por la escalera. Argentina es uno de los países del continente con mayores costos tanto para la masa laboral como para el empresariado. Por ello hay quienes entienden que una mejor alternativa, más progresista a la de insistir con el impuesto a las ganancias es reducir las cargas sociales y el gasto público.

Pues, como hemos dicho, además del impuesto a las ganancias, los salarios también son gravados por aportes y contribuciones a la seguridad social y las contribuciones patronales también representan un importante porcentaje a la hora de las liquidaciones. Con el elevado costo de vida que tenemos en nuestro país, la suba del mínimo no imponible continúa siendo un contrasentido aunque para algunos represente una solución.

Un análisis del Instituto para el Desarrollo Social Argentino plantea como un camino para incentivar el empleo privado formal y reconstruir la cultura del trabajo, no reducir el impuesto a las ganancias sino las cargas sociales con un sentido de progresividad. Destaca el informe de IDESA que esto requiere establecer un mínimo no imponible a las contribuciones sociales, tal como lo tiene el impuesto a las ganancias. Por ejemplo, estableciendo que las cargas sociales se apliquen sobre la parte de la remuneración que supere el Salario Mínimo, Vital y Móvil. Otra alternativa, no excluyente, es establecer que en los primeros años de relación laboral de cada persona no se apliquen cargas sociales de manera de facilitar la inserción laboral de los jóvenes al mundo del trabajo formal. Esta propuesta de elevar los montos salariales en materia de impuestos, se asemeja más a un alivio transitorio para un determinado sector del mundo del trabajo que a una solución definitiva.

En el Congreso hemos escuchado debates intensos por cuestiones tales como el aporte solidario a las grandes fortunas que deben pagar por única vez personas físicas acaudaladas que no son más que el 1 por ciento de quienes tributan impuestos en la Argentina. No se observa la misma vehemencia de quienes se encuentran sentados en las bancas representando al pueblo, en pos de ser más creativos y plantear un debate sobre una matriz impositiva diferente, que deje de asociar la palabra salario con el pago de un impuesto que en julio del corriente año alcanzó a más de 2 millones de trabajadores argentinos. El impuesto al salario sigue siendo regresivo, porque los salarios no son ganancia y si se pretende ser equitativos y aplicar una verdadera justicia social, debería eliminarse esa carga impositiva de manera total para todo trabajador en relación de dependencia que perciba una remuneración.

Anuncio

Más Leidas

La Verdad Mercedes | Dirección Calle 22, Nº 745, 6600 Mercedes, Bs. As. Argentina | Tel: 54-236-4633465 / 4633610 © 2019 Registro de Propiedad Intelectual Nº 06971444
Edición Nº 1027 Director:​ Cdor. Fernando Gastón Ratto | Propietario:​ Arzobispado de Mercedes-Luján