Seguinos en

Locales

MARCELO MARFÍA: “Siento un gran afecto por Mercedes, mi vida musical la inicié en esa ciudad”

Hace 30 años que vive en Francia. En Argentina lo hizo en La Plata, 25 de Mayo, Bahía Blanca y Tierra del Fuego. Pero la vida musical que lo llevó a hacer el gran pianista que es hoy, la inició en Mercedes. En 1991 ingresó en el Conservatorio de Chatillón (París). En 1993 fue profesor de la Ecole de Musique Robinson, París. Desde 1994 es profesor de la Escuela Willems, Paris-Bastille. Actualmente integra la Orquestra Sinphonique du Loiret (Francia). Se casó con una francesa y tiene una hija, Josefina (18) que estudia letras con orientación musical.

La Verdad Mercedes

Publicado

MERCEDINOS POR EL MUNDO POR FERNANDO PACHIANI

Sus recuerdos de Mercedes
“De Mercedes me fui a los 17 años pero mantengo siempre mis relaciones con mis amigos. De hecho mi vida musical comenzó en Mercedes en el Conservatorio Williams; después estudié con Marilú Acuña Anzorena de Bereterbide que fue una gran maestra; también estudié con Amalia Guaragna cantante de Mercedes la cual hizo conciertos conmigo acá en Europa.
Sigo manteniendo el contacto con Mercedes, ya que está mi hermano mayor que vive todavía allá. Tengo unos recuerdos excelentes de los dos últimos años de secundaria en el Colegio San Patricio y también del Colegio Nacional donde luego terminé el bachillerato.

Siempre me gustó el arte o sea que también seguí y empecé con el piano en Mercedes y tengo un gran afecto con la ciudad de Mercedes y más estando fuera uno reconoce las cualidades de esa ciudad; la gente y su arquitectura porque uno no valora estando en Argentina el tema arquitectónico pero Mercedes tiene unas cosas maravillosas que espero que no las tiren abajo para hacer edificios; es una típica ciudad de la provincia de Buenos Aires, colonial; los extranjeros que conocen Mercedes siempre te van a decir que es una hermosa ciudad.

Yo tenía mi grupo de amigos; me acuerdo mucho en esa época de La Recova donde nos veíamos el fin de semana, de la confitería Oykos. De las fiestas de 15 de esa época, porque yo pasé mi adolescencia allá, en cambio no es una costumbre acá lo de las fiestas de 15 de las chicas.

Provincia NET
Provincia NET

Tuve una adolescencia feliz y compañeros de colegio de los últimos años en San Patricio muy buenos y que están en contacto todavía; como otros compañeros del Colegio Nacional como Mariano Buzzalino, Juan Pablo Ricca, David San Martín y hay mucha gente más que ahora me olvido pero tengo excelentes recuerdos y justamente a fines de noviembre del 2019 pude viajar para festejar los 40 años de la promoción 79 así que fue una alegría poder ver después de tantos años a mis ex compañeros.

Recuerdo con mucho gusto la Plaza Central (San Martín) con la Basílica Catedral; las hermosas casas, esa casa hermosa de la familia Ojea. Yo tenía amistad también con José Hayes de la familia Ojea, ya fallecido. Él fue sacerdote en Ibiza y hace tres años aproximadamente fui a visitarlo, luego lamentablemente partió por cuestión de salud. De Mercedes me gusta también su parte céntrica, yo viví en la calle 29 entre 26 y 28 en una casa estilo español y me acuerdo de toda esa arquitectura tan linda que existe todavía en Mercedes”.

La vida musical inicia en Mercedes
Como quedó expresado la ciudad de Mercedes ha tenido mucho que ver en el inicio musical de Marcelo y sobretodo en el aprendizaje del piano: “Yo siempre tuve una gran admiración por el instrumento porque es algo personal que cada persona tenga un “feeling” con un determinado instrumento. A mí me gustaba el piano; ya de familia mi abuela paterna era pianista muy buena y mi padre que era ingeniero era un fanático de la música clásica y nos ponía discos de ópera; por ahí en ese momento uno no lo apreciaba demasiado pero siempre hubo un incentivo por lo musical, por lo cultural en mi familia.

Comencé en el Conservatorio Williams pero después con Marilú Bereterbide; ella me preparó para entrar al Conservatorio Manuel de Falla en Buenos Aires que al final por una cuestión familiar fue en Bahía Blanca y entré en el provincial de esa ciudad. Allá por 1982 ingresé en el Conservatorio Provincial de Bahía Blanca donde obtuve el título de Instrumentista en las carreras de piano y viola, mis profesores fueron Perla Fortunatti y Héctor Valdovino. Y después me perfeccioné en Música de Cámara en Bariloche con el Maestro L. Spiller.

Con Marilú fue un año excepcional porque ella era alumna del gran maestro italo-argentino Vicente Scaramuzza, que fue el gran maestro de los pianistas ahora muy conocidos como Martha Argerich, Bruno Gelber y Daniel Barenboim. Esta gran maestra a mí me dio muchísimo a todo nivel, sobretodo el descubrimiento del instrumento. En ese momento yo vivía en capital y no tomaba clases en Buenos Aires, entonces viajaba en tren en esa época hasta Mercedes para tomar una clase semanal con Marilú, era muy exigente y extraordinaria” – recuerda.

El trabajo en Francia
Entre estudio y capacitaciones transcurrió la vida en Argentina. Formó parte de la Orquesta Sinfónica de Bahía Blanca durante 4 años, ahí terminó el conservatorio y después viajó becado a Francia.

“Acá en Francia estuve trabajando en las orquestas y seguí en el conservatorio y trabajando el piano en casa. Me dedico a la docencia, vivo de eso claro y siempre ahora con el tema de la epidemia de coronavirus está todo muy parado el tema cultural acá mismo en Francia, no hay conciertos; los teatros también están cerrados.

Pero siempre durante todo este tiempo que vivo aquí invité a gente de Argentina a excelentes músicos con los cuales hago música de cámara y preparé conciertos en París, en Bélgica, en Alemania, sobre todo para tocar la música clásica de Argentina que es mi fuerte con los grandes compositores como Alberto Ginastera y Carlos Guastavino; música impresionista francesa que me gusta mucho y Amalia Guaragna fue invitada especialmente por mí, creo que vino dos veces a Europa y la última vez vino con su hija porque hicieron un concierto a dos voces, conmigo al piano, en la Intendencia de París. La última vez hace 5 años me parece y la primera vez hace 8 años; una gran amistad tengo con Amalita, una excelente persona. Por supuesto también he hecho presentaciones en la Argentina y en el Colegio Nacional convocado por el Centro de Egresados.

Hace 30 años que vivo en Francia y estuve durante 25 años ligado al conservatorio como docente. Ahora me dedico al trabajo particular, cosa que no podría hacer en Argentina, pero acá está muy respetado el tema de las clases y estoy trabajando de manera privada, más libre, porque también no estoy con la estructura del conservatorio, de los exámenes; vamos a ser sinceros, el tema de la economía no está bien pago. Generalmente todo se basa en que los chicos vayan al conservatorio en Argentina, es decir no existe la facilidad, que puede existir acá, que uno puede vivir de sus alumnos particulares.

Yo me dedico a todas las edades en este momento y me he dedicado mucho a los chicos en el momento que estaba en el conservatorio; a formar a los jóvenes pero ahora estoy como más libre o sea que yo ya me siento grande y estoy como con una cierta libertad o sea por eso pude viajar a Argentina en noviembre, que es plena temporada de trabajo, y si hubiera tenido el conservatorio el año pasado, no podría haber viajado para la fiesta de egresados en Mercedes.

Yo sigo dando clases en mi casa y utilizando barbijo, cosa que es incómodo, pero es una cuestión de respeto; también de tener una distancia social, distancia que es física pero prefiero que sea así y no el trabajo virtual, no me sirve, yo no estoy de acuerdo con ese trabajo, tengo gente, otros colegas que lo hacen, pero a mí no me sirve. Digamos yo tengo un piano de cola y no hay dificultad en mi casa. Ocupó parte del día donde tengo más alumnos que otros y además yo me sigo manteniendo y trabajando para mí, trato de no abandonarme, de seguir leyendo nuevas obras, otro tipo de literatura también y descubriendo que es una manera de vivir porque la música es una terapia y ayuda a mantenerse. No solamente podés estar enseñando sino también vos necesitás tu propia capacitación, tu propia práctica, tu propio ensayo, tu tiempo con vos mismo y claro que descubriendo nuevas cosas, nuevas músicas y mantener el aspecto técnico del instrumento”.

Sus lazos con Mercedes
“Muchos mercedinos han venido a mi departamento – recuerda – así que tengo un lazo muy importante con Mercedes. Tengo mi familia en Bahía Blanca, también parte de mi familia está allí y tengo mi casa en la costa cerca de Bahía Blanca o sea de que estoy atado a Argentina. También voy mucho al sur porque tengo una de mis hermanas viviendo en Esquel casada con otro mercedino qué es Eduardo García Sotillo y hace muchos años que están viviendo en el sur. Así que cada vez que voy a Argentina voy hacia el sur.

En Mercedes me queda mi hermano Ricardo, que fue Juez hasta el año pasado y después tengo a mi hermana María Eugenia casada también con otro mercedino Martín Rivero. Ellos están viviendo en Buenos Aires. Por suerte lo que veo también depara lo que es Francia y es que los lazos familiares en Argentina son muy importantes, los lazos afectivos, si bien Argentina es un país donde siempre se está en conflicto, tiene su lado positivo; en el aspecto humano es muy positivo. Por supuesto yo le tengo confianza a Argentina, es un país muy importante, que más allá de los gobiernos de turno, siempre sale a flote de alguna manera.

La gran capacidad que tiene Argentina aparte de la riqueza del campo, es la de la parte humana. Y la gran importancia de la clase media. La amistad es fuerte acá pero no de la misma manera que allá; no es igual, tengo muchos lazos afectivos con mis alumnos porque es un trabajo muy personal pero las amistades que yo logré en Argentina en esa época yo no las volví a tener acá”.

El incendio de Notre Dame
El 15 de abril de 2019 la catedral de Notre Dame, quizá el templo católico más famoso del mundo, ardió. Durante horas, la catedral de 850 años de antigüedad estuvo en llamas hasta que colapsó el techo y su icónica aguja central. Más de 500 bomberos trabajaron para controlar el incendio. La catedral de estilo gótico, es uno de los mayores símbolos de la ciudad y recibe cerca de 30 millones de visitantes cada año.

Marcelo recuerda especialmente ese día porque vive a tan solo media cuadra del templo:»Vivo en el centro, estoy a media cuadra de la Catedral de Notre Dame. Ese día estaba dando clases y vino mi hija a decir que se estaba quemando Notre Dame así que, dejamos lo que estábamos haciendo y fui con mi otra alumna, que era arquitecta, que conocía justamente la Catedral y fuimos a ver. Las imágenes imponentes de las columnas de humo y fuego que el mundo veía por televisión yo las estaba viendo en vivo y en directo. Fue realmente catastrófico – describe. Era algo realmente de ciencia ficción, no se podía creer que haya pasado eso después de siglos y con las normas de seguridad que existen en Francia; que haya pasado semejante desastre. Fue un movimiento de gente que yo vi en la calle y fui hasta el río Sena que queda situado cerca de la Catedral y fuimos a ver el incendio que en una hora fue desastroso; no se pudo hacer nada para poder salvar el techo de la Catedral. Ahora está en trabajos de reparación ya que piensan poder terminar para los Juegos Olímpicos de 2024 que tienen sede en París.”

Anuncio

Más Leidas

La Verdad Mercedes | Dirección Calle 22, Nº 745, 6600 Mercedes, Bs. As. Argentina | Tel: 54-236-4633465 / 4633610 © 2019 Registro de Propiedad Intelectual Nº 06971444
Edición Nº 777 Director:​ Cdor. Fernando Gastón Ratto | Propietario:​ Arzobispado de Mercedes-Luján