Seguinos en

Locales

Todos tienen sus razones

Por Walter Anido (Especial para La Verdad Mercedes)

Publicado

Ni todos están equivocados, ni todos tienen razón. Sirva esta afirmación para analizar o desarrollar lo que ha sucedido con la intención de la comuna por llevar adelante un proyecto social en el barrio El Rosedal. Un abogado oriundo de Chivilcoy, que patrocina a los vecinos de este sector de la ciudad, sostuvo en declaraciones a la prensa que un proyecto termina siendo exitoso cuando se logra subir a todos a un mismo barco. Una expresión que busca que los intereses que se defienden en esta situación de desencuentros, se acerquen de la mejor manera posible. Tal vez allí radique el camino de salida o de definición de esta iniciativa.

Es necesario entonces trazar una línea de tiempo en los hechos para poder entender lo que viene pasando. No es nuevo que el municipio viene gestionando con las autoridades del PAMI y el Ministerio de Desarrollo y Hábitat de la Nación, un proyecto que a primera vista tiene muchos aspectos positivos. En el mes de junio se dio forma al programa Casa Activa, un plan utilizado con éxito en países escandinavos que marca un cambio de paradigma para los últimos años de residencia de adultos mayores. El plan consiste en crear módulos habitacionales con espacios comunes recreativos y atención de la salud de los abuelos que allí se alojen. Una modalidad diferente a lo que conocemos en Argentina como las residencias geriátricas. En esas gestiones las autoridades locales consideraron que era propicio adquirir un espacio del Hogar Granja Arco Iris (cinco mil metros) y como habitualmente decimos, “matar dos pájaros de un tiro”. Los 120 mil dólares iban a utilizarse para que la ONG pudiera concluir su propósito y a la vez se convertía en realidad el Casa Activa.

El trabajo demandó largas semanas y finalmente todo fue cerrando en ese sentido. Pero no es menos cierto que en ese andar los vecinos habían quedado al margen en materia de consulta y sus voces no participaban del debate. Es natural que si la pretensión es que haya un acompañamiento general a esta buena idea, los residentes de la zona también expresen su parecer. Sin embargo esos vecinos se enteraron de la idea cuando ya había avanzado demasiado y en tal sentido pusieron el grito en el cielo. Sus demandas son comprensibles. Creen, consideran, tal vez por falta de información, que su calidad de vida se iba a ver afectada por este proyecto y en esa línea sus propiedades iban a sufrir una afectación en su valor inmobiliario. Los vecinos del barrio El Rosedal apostaron a un perfil habitacional que ahora podía ponerse en riesgo. De allí su posicionamiento. Las autoridades comunales no desoyeron ese reclamo y se dispusieron a dialogar, independientemente de cuáles son las normas imperantes que permitan debatir de modo más cerrado el tema. Es decir, resumirlo a un se puede o no se puede.

Por ello aparecen en escena los vecinos pero también el Ejecutivo y el Concejo Deliberante que se propone a escuchar a quienes se oponen y observar el proyecto con detenimiento. Si todo cierra entonces, más allá de la postura vecinal, la situación ya ingresa en el plano de la decisión política y en tal sentido esa determinación apunta a que en tal caso no se produzcan daños colaterales innecesarios. Debe celebrarse entonces que el incipiente escenario complicado y la inminente hipótesis de conflicto, encuentra un sendero de diálogo y entendimiento para considerar el “todo”. Demás está decir que cuando se toman decisiones no siempre todos tienen razón, ni todos están equivocados, pero cada uno tiene sus razones y en un marco de diálogo pueden debatirse de modo democrático y maduro.

No es este el primer caso que se genera ante la aparición de un proyecto social. Uno de los más emblemáticos tal vez sea aquel desarrollo urbanístico que estaba previsto en 29 y 6 y por la fuerte oposición de los vecinos de ese sector de la ciudad se decidió no avanzar. No quiere decir esto que se vaya a resolver del mismo modo, aunque debe tomarse como una enseñanza para el futuro, que en el marco del desarrollo de una iniciativa hay muchos actores y todos deben participar en el debate para cotejar la mayor cantidad de intereses posibles. La idea de todos en un mismo barco no es nada fácil, aunque resulta más conveniente y aconsejable en casos como este, aunque siempre existe la posibilidad que haya unos pocos que quieran quedarse debajo del mismo.

Anuncio

Más Leidas

La Verdad Mercedes | Dirección Calle 22, Nº 745, 6600 Mercedes, Bs. As. Argentina | Tel: 54-236-4633465 / 4633610 © 2019 Registro de Propiedad Intelectual Nº 06971444
Edición Nº 1057 Director:​ Cdor. Fernando Gastón Ratto | Propietario:​ Arzobispado de Mercedes-Luján