Seguinos en

Locales

GUILLERMO ISETTA: “Extraño el folclore de donde uno ha sido criado”

Vive en Dubai desde el 2014 con su esposa Mayra y sus 4 hijos, Stefy de 11, Ema de 8 y los mellizos de 3 años nacidos allí. Es oficial de la Fuerza Aérea pero hoy se dedica a vuelos comerciales, contratado por la empresa Emirates Airlines.

Publicado

Dubai
“Estamos aquí con la familia hace 6 años y medio, nos fuimos en 2014- comienza a contar Guillermo, y estamos muy bien, muy tranquilos, a diferencia de lo que piensa todo el mundo que no conoce, incluso yo mismo cuando llegue aquí a Medio Oriente, pensaba que era todo más restringido, pero Dubai es una ciudad de muchos expatriados, el 80 % de aquí es expatriado, así que es muy cosmopolita, no se nota que estás en Medio Oriente como podría ser en otra ciudad por aquí.

Vivo con mi esposa y mis cuatro hijos en una casa, pero por supuesto tenés los edificios gigantescos cerca de la costa y las casas, más al interior de la ciudad. Es muy parecido a Estados Unidos, mucha construcción vertical en la zona céntrica y construcciones bajas más alejadas”.

El sueño de volar
“Como saben todos mis amigos y la gente que me conoce, siempre me gustó volar desde chiquito, así que hice una prueba en Mercedes a los 15 o 16 años y me gustó mucho y también me gustaba el vuelo militar, así que averigüé donde se hacía, en Córdoba y me fui para allá con 17 años. Me llevó mi papá y ahí estuve por 4 años haciendo toda la carrera militar, hasta que terminé la carrera de Oficial de la Fuerza Aérea, luego dos años más en Córdoba, volando ahí. Unos años espectaculares, muy muy lindos. Y luego la carrera misma me llevó a la Patagonia, a Comodoro Rivadavia, donde estuve 3 o 4 años, teniendo la posibilidad de ir a la Antártida por unos meses y eso fue fantástico.

Provincia NET
Provincia NET

Cuando estuve en la Patagonia estuve casi 4 meses y medio en la Antártida, yendo y viniendo haciendo vuelos desde ahí.
La Antártida es maravillosa – dice, un montón de amigos que quedan, porque es un lugar confinado, donde la mayor parte del tiempo la tenés que pasar adentro, como si vivieras en un país nórdico, entonces haces grandes amistades, te conocés mucho.

Quizás lo mejor de la Antártida es lo que hay por fuera de donde uno está, unos paisajes y una naturaleza… y lo más lindo es que nadie ha estado allí por mucho tiempo. Los más lindos paisajes que he visto, y eso que he volado mucho, los tengo en la Antártida.

Tuve suerte porque estuve entre diciembre y marzo, y eso te permite hacer muchos vuelos, en invierno es muy complicado porque tenés pocas horas de luz. En verano es una temperatura promedio de 2 grados, 5 grados en el mejor de los casos.

No, nunca tuve una situación límite- recuerda. Nosotros siempre hacemos prácticas, para cuando las cosas suceden mal, pero una vez tuvimos un problema con un motor, recién habíamos salido de la base Marambio, tuvimos el problema del motor y volvimos a la base.

En el año 2008 dejé la carrera militar porque me surge la posibilidad de ir a volar a LAN Argentina, como comercial civil, por decirlo de alguna manera. Estuve volando comercialmente del 2008 al 2014 y en ese año surge esta oportunidad de venir a Dubai, hice el ingreso y tuve la suerte de que me llamaron. Desde ese año estamos acá. Estoy trabajando para Emirates Airlines, esta empresa vuela a todo el mundo, tiene 170 destinos, desde Japón hasta Canadá, Nueva Zelanda. Por lo que se pasa mucho tiempo volando pero se disfruta mucho. Ahora en tiempos de COVID-19 no tanto, pero sí se vuela mucho, más que en Argentina.

Si algo tenemos de malo en nuestro trabajo es que los horarios son muy variados. Recibimos un calendario de trabajo mensual y en ese calendario podemos despegar a las 3 am y a las 6 de la tarde en otro vuelo y eso es lo más complicado para mantener una rutina familiar”.

Mientras trabajo la familia se queda aquí. Los chicos tienen escuela aquí en Dubai, que si bien es un país independiente, hace 50 años, la educación y la salud tiene mucha influencia británica, yo diría que la educación local es igual a la de ellos.

Mis hijos son todos argentinos, inclusive los “mellis” que nacieron aquí- aclara, porque en este país no se puede tener la nacionalidad salvo si sos árabe. Pero los tuvimos acá y el país te da un certificado de nacimiento como cualquier otro, pero después tenés que inscribirlos en la embajada de Argentina. Es muy común acá esto, porque en todo Medio Oriente podes ser residente todo el tiempo que quieras pero nunca te vas a convertir en ciudadano por más que nazcas acá, eso es sólo para los árabes”- dice.

Su Mercedes
“Provengo de una familia normal de Mercedes, mi papá comerciante, mi mamá profesora de Educación Física y Geografía. Una infancia espectacular, muy linda en un pueblo chico donde teníamos la posibilidad de agarrar la bicicleta y salir a ver a nuestros amigos sin problema, creo que esa libertad de chico es impagable. Estuve en la Escuela Parroquial Padre Ansaldo en primaria y secundaria y ahí terminó mi estadía en Mercedes, a los 17 años, porque me fui a estudiar a Córdoba a cumplir mi sueño de ser aviador.

Igualmente de Mercedes extraño, más allá de la familia y amigos, que cualquier persona que está afuera lo siente, extraño el clima, extraño la lluvia, acá no llueve más que tres o cuatro veces por año. También la libertad para poder salir, extraño quizás el folclore, de donde uno ha sido criado y nacido, tal vez mis hijos en el futuro no puedan decir lo mismo porque fueron criado de otra manera, pero yo sí puedo decirlo”.

Piper PA11
“Como dije, mi sueño de pibe era ser aviador. Así que una vez, allá por el año 95 o 96, me llevaron al Aero Club de Mercedes a probar si me gustaba. Ahí realicé mi primera experiencia de vuelo en un Piper PA 11, que es un avión muy común en todos los aeroclubes de la república y el instructor de vuelo era el recordado Alejandro Roncalli. En esa oportunidad, fuimos para el medio del campo para hacer pruebas y para ver si me gustaba y la verdad que me encantó.

Este hecho me marcó – sostiene. Eso es algo importante, tener una meta cuando uno es pequeño y tener una idea de lo que quiere hacer, porque así uno le puede poner toda la energía y conseguirla.

Yo, como muchos otros, tuve el privilegio de ir a una escuela y tener una muy buena educación y de poder afrontar lo que venía con respecto al estudio y al mundo de una manera determinada que es muy importante también, las bases de uno. Por ejemplo la aviación es una actividad que requiere estar actualizándote continuamente, porque nosotros como cualquier profesional tenemos una licencia, en este caso una licencia de vuelo, y además tenemos una licencia médica. Cada año nos hacemos un examen médico para demostrarles a los profesionales médicos que estamos en condiciones aptas para volar. Y además de eso, cada 6 meses hacemos un examen en el simulador donde uno mismo desarrolla las competencias de vuelo y además tiene que demostrar que uno es capaz de manejar ciertas situaciones anormales, por eso las prácticas se realizan en un simulador.

Es obligado entonces actualizarse y capacitarse permanentemente. Los manuales se actualizan cada mes. Es un negocio que siempre está cambiando y siempre se está modernizando, entonces es imposible no estar leyendo algo todo el tiempo”.
Por último, con relación a su futuro, nos dice: “Todo el personal tiene un contrato indeterminado, es permanente. Los contratos son abiertos hasta que te necesiten.

Es difícil en los tiempos que corren poder tomar una decisión de qué uno va a hacer en el futuro pero seguramente nos quedaremos a vivir en algún lugar donde nos guste. Europa nos gusta mucho a nosotros, así que quizás cuando las chicas quieran estudiar, en unos años, vayamos allá, para seguir unidos como familia. Pero eso implicaría un cambio de empresa, ya veremos”- concluye Guillermo.

Anuncio

Más Leidas

La Verdad Mercedes | Dirección Calle 22, Nº 745, 6600 Mercedes, Bs. As. Argentina | Tel: 54-236-4633465 / 4633610 © 2019 Registro de Propiedad Intelectual Nº 06971444
Edición Nº 1027 Director:​ Cdor. Fernando Gastón Ratto | Propietario:​ Arzobispado de Mercedes-Luján