Seguinos en

Locales

SANDRA CABERZACIO: “Las pocas veces que fui a Mercedes lo encuentro en cada esquina”

Sandra es hija del recordado Roberto Caberzacio. Es pianista, una estudiosa y que le gustaría morirse (de vieja), abrazada a un piano. y vive hace mucho tiempo en la región de Piamonte, Italia, más precisamente en Langue, un lugar donde hay mucho turismo internacional porque se hace anualmente la feria internacional de las trufas negras y blancas en la zona de Alba. En ese paraíso es donde hoy en día Sandra realiza su original actividad comercial, única en Italia.

Publicado

MERCEDINOS POR EL MUNDO por FERNANDO PACHIANI

La partida
“Hace más de 30 años que me fui de Mercedes. Me fui muy joven primero a Mar del Plata 2 años pero seguí frecuentando Mercedes porque mis padres estaban ahí. Vivíamos los cinco con mis hermanos Sebastián y Andrea. Pero me independicé cuando en Argentina vino la hiperinflación, me asusté mucho y me enojé mucho y sin saber bien tomé la decisión de emigrar; digamos que me fui por una curiosidad también muy importante que tenía por Europa, por su nivel cultural, porque siempre estudié música y me vine a probar, me fue muy bien y al final decidí quedarme. Digamos que después la vida me fue asentando y luego cuando ocurrió el accidente de mi papá que se nos fue un día muy temprano, ya decidí quedarme aquí y seguir estudiando”.

Provincia NET
Provincia NET

La música
“Cuando tenía 3 años estaba con mi madre y mi tía y en un momento en la radio escuché un acorde y dije enseguida el título de la canción y ahí mi mamá me dijo: “esta nena tiene que estudiar música”. Y así fue que no teníamos piano en mi casa por eso yo pedí que me mandaran con la señora de Capandegui que era profesora de piano del Instituto Williams en Mercedes. Siempre con mucho sacrificio, sin piano en casa, pero yo tenía oído absoluto y siempre canté; me recibí muy sola en los exámenes en Buenos Aires y empecé a estudiar un profesorado de contabilidad en Mercedes y en ese momento como estudiar materias de metodología y didáctica te servían para enseñar y como no había profesores de música, me llamaron cuando yo tenía 18 años nada más y empecé a tener cátedras en Mercedes en las escuelas secundarias. Y así fue que a los 20 años ya tenía trabajo en el Colegio Nacional, en la Escuela Normal, Misericordia, en educación especial y en la escuela Agrotécnica.

Me gusta mucho la música pero nunca fui buena o sea me gustaba vivir bien, me gustaron los perfumes, los vestidos, era muy coqueta. Y entonces quería tener algo más estable todavía y rendí un examen para entrar al poder judicial en Mercedes para entrar en la Suprema Corte de Justicia y en un examen de entre 130 candidatos salí segunda; primero fue un abogado y entonces desde ahí decidí, porque tuve una oportunidad con un novio de la época de Mercedes, ir a Mar del Plata donde estuve dos años antes de venir para Europa”.

Los años en Mercedes
“Fui a la escuela 1, luego a la 7 y después estuve en San Antonio y finalmente concurrí al Colegio Nacional. En el Colegio Nacional fui profesora claro aparte de la secundaria. Algunas de las personas que fueron muy importantes para mí en Mercedes fueron Amalia Guaragna, gran persona, gran amiga, gran cantante. La otra gran persona que me dio muchísimo e hizo cambiar mi manera de tocar el piano que fue lo que después, digamos me ayudó a tener una técnica más fuerte, con más pasión, fue Marilú Bereterbide.

Mi pasión después se convirtió con los años en una vocación; yo lo que creo que la vocación es una llamada, en mi vida sólo me pasó con el piano; fue un amor imposible porque ya te digo no tienes que tener muchos recursos para hacer la gran carrera. Cuando yo tenía 8 años vinieron de Buenos Aires unos profesores, así de repente me dieron un premio nacional que no esperaba ni siquiera mi profesora y después fui a hacer concursos; a los 20 años ya me soltaba luchando por mi Independencia económica; digamos que no podía tener recursos para hacer la carrera, la gran carrera para seguir con mi pasión y después mis profesores aquí en Italia, grandes maestros, aún me dicen que tengo muchísimas condiciones, que toco como si fuera una profesional y que tengo una gran musicalidad. Y ahora tengo proyectos para hacer discos y publicarlos en Europa. Tengo ganas de vivir de la música; es muy difícil claro y lo dicen en todo el mundo; yo me he dedicado a la publicidad comercial o sea tenía grandes empresas como interlocutores y era un trabajo muy lindo, muy bien remunerado pero yo corría a mi casa después de la oficina y me sentaba ante un piano Yamaha a estudiar dos horas y media por día.

Le stanze della música
De la dificultad nacen los sueños y de los sueños, los proyectos- dice Sandra y nos cuenta: “Yo estudiaba mucho pues no tenía tiempo los fines de semana; los días de Navidad tenía un puente, era el momento en el que estaba descansando, podía tocar más el piano, preparaba cosas. Y era cuando tenía que salir. Y descubrí que en ningún lugar del mundo donde estuve de vacaciones había un lugar para los músicos; por ejemplo, para escuchar música clásica, no había una habitación en ningún hotel; nunca un servicio para los músicos o unas salitas donde yo pudiese estudiar. Hay muchos pianos en el hall de los hoteles pero nunca están a disposición de un pianista.

Entonces yo decía: ¿porque no hay servicio para nosotros? No somos pocos los melómanos que quieren escuchar música orquestal; estás estudiando una sonata de Beethoven y quiero escuchar cinco versiones distintas de cinco intérpretes y en el auto no; y de ahí nació mi idea de emprendimiento que se llama: “Le stanze della música”, o sea las habitaciones de la música. No se trata de un simple B&B o de un hotel. Más bien, Las Habitaciones de la Música son un lugar abierto a todos los viajeros pasionales y edonistas y en especial dedicado a quienes quieran “hacer música en vacaciones”.

Pero así como la música está hecha de silencio, en el respeto de la total tranquilidad de los demás huéspedes, se le brinda una zona externa destacada de la estructura, pensada y realizada para que el músico, el estudiante o simplemente los amantes de la música curiosos puedan tocar, escuchar, leer y grabar.

El servicio así como ésta pensado digamos es único en Italia, original, fue algo muy lindo porque un buen día nos hicieron muchas notas y un día llegó una periodista de un importante diario de Italia y se quedó por un tiempo y nos hizo una nota de una página en una revista. Algunas veces por año hacemos masterclass o sea son 4 días de perfeccionamiento en donde hay una lección magistral de un gran músico que da lecciones por 4 días y después se cierra con un concierto; hicimos conciertos de violín, de piano, de bandoneón clásico y espero después hacer más. Estos contactos también me hicieron conocer grandes nombres de la música; por ejemplo tuvimos la presencia de un gran pianista argentino que tocó con Martha Argerich que es Daniel Rivera con quien proyectamos hacer una lección magistral de 4 días y por causa de la pandemia tuvimos que suspenderla para el año próximo.

El recuerdo de su padre
Sandra es hija del recordado Roberto Caberzacio que fuera senador provincial y que falleció trágicamente en un accidente automovilístico en Ruta 41: “Hace exactamente 20 años que perdimos a papá – recuerda – fue terrible y además teníamos un lazo muy importante espiritual y musical, también. Una persona buena era mi padre, que puedo decir, pero más allá de eso una presencia enorme; mi mamá dice que yo me parezco mucho a él y más allá de que sea un político, me gusta la música en conexión con él. Éramos chiquitas, cantábamos en todas las fiestas de casa, el tocando la guitarra y cantó en radio también en Buenos Aires, tango, y cantábamos folklore con una voz espectacular. Pocas veces en que fui a Mercedes lo encuentro en cada esquina; me parece que lo voy a encontrar aquí.

Después de la tragedia mi familia decidió irse a Mar del Plata. Mi mamá sigue viviendo en Mar del Plata, está bien, está bárbara y mi hermano Sebastián vive en San Pedro.

Siempre digo que somos hijos de Mercedes y mis recuerdos más lindos están ahí pero mi vida sigue siendo muy intensa y trato de vivir lo más intensamente posible aun estando lejos. Yo me siento ciudadana de Mercedes; eso me hace que vea las cosas con menos tristeza, menos nostalgia. Sigo amando mucho la Argentina y te voy a decir que sufrí mucho estar lejos; al principio fue muy pesado; hablando por teléfono me ponía a llorar” -concluye.

Anuncio

Más Leidas

La Verdad Mercedes | Dirección Calle 22, Nº 745, 6600 Mercedes, Bs. As. Argentina | Tel: 54-236-4633465 / 4633610 © 2019 Registro de Propiedad Intelectual Nº 06971444
Edición Nº 1032 Director:​ Cdor. Fernando Gastón Ratto | Propietario:​ Arzobispado de Mercedes-Luján