Seguinos en

Nacionales

“Tenemos la intuición de que la legalización del aborto no está en la prioridad de los más pobres, ni de la Argentina profunda”

El viernes 13 de marzo en la Parroquia Virgen de los Milagros de Caacupé, ubicada en la Villa 21-24 de la Ciudad de Buenos Aires, el Equipo de Sacerdotes de Villas de Emergencia de Buenos Aires y Gran Buenos Aires presentó en rueda de prensa el documento “Cuidando la Vida construimos nuestros barrios. Algunas consideraciones sobre el drama del aborto”.

Publicado

Dio la bienvenida el padre Lorenzo “Toto” De Vedia, párroco de Virgen de los Milagros de Caacupé, recordando con cariño al Papa Francisco: “Hoy es una fecha especial para nosotros porque se cumplen 7 años de que el entonces cardenal Bergoglio, tan cercano a todas las villas de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires, fue elegido Papa”.

Dado el contexto actual de la pandemia del coronavirus, De Vedia agregó: “Avisamos a toda la comunidad que desde nuestras capillas, parroquias y espacios en las villas nos ponemos a disposición a lo que las autoridades nacionales, provinciales, municipales decidan ante este drama mundial que tiene repercusiones en nuestro país que es el corona virus, y, por supuesto, ante el dengue que afecta bien directamente a nuestros barrios”.

Participaron de modo presencial de esta presentación los sacerdotes católicos Adrián Bennardis, Juan Isasmendi, José María Di Paola, Nicolás Angelotti, Lorenzo De Vedia, Guillermo Torre, Gastón Colombres, Andrés Benítez y Gustavo Carrara, obispo auxiliar de Buenos Aires y vicario para las Villas de Emergencia. Las mujeres que coordinan los Hogares del Abrazo Maternal que tenían previsto asistir decidieron no hacerlo en virtud de las recomendaciones preventivas ante el coronavirus.

La lectura del texto la realizaron alternativamente Isasmendi, Carrara, Di Paola y Angelotti.

Provincia NET
Provincia NET

ALGUNOS DE LOS PÁRRAFOS SALIENTES DEL TEXTO:

· “Tenemos la intuición de que la legalización del aborto, no está en la prioridad de los más pobres, ni de la Argentina profunda.”

· “Ante la delicada negociación de la deuda externa, que no puede hacerse a costa de generar más deudas sociales, necesitamos estar unidos como pueblo y no elegir temas que enfrenten a los ciudadanos de a pie.”

· “Muchas veces los organismos internacionales que prestan dinero ‘sugieren’ políticas de control de crecimiento de la población. Esto apunta directamente a nuestras villas y barrios donde en vez de reducir la pobreza se reduciría la cantidad de pobres.”

· “Queremos hacer notar, una vez más, el compromiso y valoración de la vida de las mujeres pobres. Las mujeres de nuestros barrios son profundamente progresistas. No se dejan seducir por el individualismo y asumen en sus decisiones los valores de la comunidad. Muchas veces son madres de sus hijos y de los del pasillo.”

· “Como Iglesia presente en villas y barrios populares, donde se viven múltiples dificultades, queremos renovar nuestro compromiso con la lucha por la Cultura de la Vida y los derechos humanos. Nuestra opción es por ‘la vida como viene’, sin grises. Especialmente la vida amenazada en cualquiera de sus formas. Por eso hemos hablado a favor de los inmigrantes, de la lucha por la justicia social, de que nadie a raíz de la desnutrición tenga su futuro hipotecado, que nadie muera por enfermedades que podrían curarse, como por ejemplo la tuberculosis. Por eso estamos en contra del gatillo fácil. Por eso hemos apoyado las manifestaciones de ‘Ni una menos’ contra los femicidios. Y a esta opción la confirmamos con acciones comunitarias concretas.”

· “Cuando se niega el derecho más elemental –el derecho a vivir– todos los derechos humanos quedan colgados de un hilo.”

· “Cuando una mujer humilde de nuestros barrios va a hacerse la primera ecografía, no dice: ‘vengo a ver cómo está el embrión o este montón de células’ sino que dice: ‘vengo a ver cómo está mi hijo’. (…) Eso explica que tantas mujeres pobres se desvivan trabajando por todas partes para poder criar a sus hijos. Para la sensibilidad de ellas es particularmente trágico abortar, y generalmente lo viven como una profunda humillación, como una negación de sus convicciones más íntimas.”

· “Sabemos que el aborto existe, y no negamos esa realidad. Creemos que la ‘interrupción’ del embarazo no es camino de solución a los profundos problemas que sufren muchas mujeres. Entendemos los argumentos que abordan el tema del aborto como un tema de salud, pero estos argumentos conciben a la salud desde un enfoque aislado, como si lo seres humanos no fuéramos relación, vínculos, espíritu.”

· “A las mamás que sufren situaciones dramáticas hay que acompañarlas y poder ayudarlas con su embarazo, como hacen muchas vecinas que ayudan en situaciones difíciles, cuando no hay nadie más que ellas; o como esas comunidades que se organizan en nuestros barrios y, por ejemplo, salen a las ranchadas a acompañar a los que están en la calle y se encuentran con chicas que están solas y embarazadas, les hacen un lugar y las siguen acompañando, cuidando de las dos vidas. Y aquí se sigue una corazonada muy profunda: No es humano favorecer a un débil en contra de otro más débil aún.”

En diálogo con los periodistas, surgieron inquietudes sobre si el Gobierno nacional quiere promulgar esta ley sí o sí, que va a presionar en el Senado como lugar clave en la decisión; y también se consultó sobre una versión que indica que el Gobierno habría decidido postergar la presentación del proyecto de legalización del aborto como consecuencia de la crisis sanitaria que estamos atravesando como mundo.

Respondió el padre Pepe Di Paola:

“Además de los fundamentos que nosotros damos en este documento, decimos que estos fundamentos tienen que ver con el pensamiento de la gente de Interior de nuestro país. Creemos que hay un fuerte unitarismo en los pensamientos y acciones que se realizan desde Buenos Aires; a veces incluso se habla con menosprecio de la gente del Interior. Y creemos que en el Interior esta ley ya fue rechazada por eso en Senadores, hace dos años, no prosperó. Y hubo presiones. Es muy importante el respeto a la idiosincrasia a los pueblos del Interior. Este es uno de los temas verdaderamente importantes: que no se presione, que haya libertad, que la gente pueda expresarse. Los senadores tienen que tomar conciencia de que fueron elegidos para representar el pensamiento de sus provincias, no es que llegaron a Buenos Aires para escuchar las manifestaciones que puedan realizarse en la avenida Rivadavia o la avenida de Mayo. Ellos tienen que representar a Formosa, Chaco, San Juan… a las provincias que les dieron el lugar en donde están. Nosotros que vivimos en Buenos Aires tenemos que ser mucho más respetuosos. A veces, con cierta tristeza, escucho inclusive en los comunicadores que hablan de las provincias del norte diciendo que tienen la influencia de la religiosidad, o considerándolas como con cierto atraso… y como que nosotros somos los que ‘tenemos la justa’. En la historia argentina sabemos que el unitarismo ha hecho mucho daño. Las provincias tienen que tener conciencia de que tienen un rol muy importante a la hora de defender la vida.

”Con respecto a la postergación me estoy enterando ahora. Hoy, aniversario del Papa, lo elegimos porque coincidimos con el mensaje del Papa Francisco. No podemos tomar del Papa solamente lo que nos gusta. Él es muy claro con el tema de la vida: nos llama a los cristianos y no cristianos a defender la vida cuando habla de la cultura del descarte.”

Al finalizar, se hizo una oración comunitaria, que guió monseñor Carrara, en la que se pidió a la Virgen de los Milagros de Caacupé por “las mujeres de nuestros barrios, las que están más solas, las que más sufren”.

Anuncio

Más Leidas

La Verdad Mercedes | Dirección Calle 22, Nº 745, 6600 Mercedes, Bs. As. Argentina | Tel: 54-236-4633465 / 4633610 © 2019 Registro de Propiedad Intelectual Nº 06971444
Edición Nº 934 Director:​ Cdor. Fernando Gastón Ratto | Propietario:​ Arzobispado de Mercedes-Luján